Saltar al contenido

El Autobús Fantasma

el autobús fantasma

Las personas que lograron escapar de este fenómeno paranormal, lo describen como algo aterrador. Cuenta la leyenda, que se encuentran personas en la madrugada esperando el bus, o taxi, o cualquier otro medio de transporte que les facilite la llegada a su hogar.

Todo comienza antes de abordar. La gente se siente sola, vulnerable, y eso provoca que, el ambiente y las sensaciones, sean de que algo malo esta a punto de pasar. Las víctimas principales son las mujeres, quienes suelen tener mas miedo de esperar solas en las calles, y por lo general, toman el primer medio de transporte que aparece.

Es justo ese momento cuando aparece el autobús fantasma.  Por alguna razón desconocida, al momento de subir al autobús, las personas cuentan que no logran ver, o recordar el rostro del conductor.

Lo que todos recuerdan perfectamente, es que cuando subes, el autobús se encuentra vacío. Como si estuviera estado esperándote a tí.

Luego la gente toma el asiento que mas le agrada. Pero lo que no saben, es que quienes van a la parte trasera del autobús, jamas sobreviven.

El vehículo arranca y comienza andar por la ciudad, sin respetar los semáforos y con las puertas trabadas, a toda velocidad.

La gente que ha logrado escapar, cuenta que hay dos posibilidades de salir. La primera es salir por la ventanilla, saltar en alguna calle lenta y así escapar del autobús.

La segunda, es solo es para afortunados, pues dicen que ellos jamas lograron bajar, pero que, horas mas tarde, despertaron en su casa, o tirados en el pavimento. Como si no hubieran sido los indicados para abordar el autobús fantasma, y pasar al mas allá.

Nunca ha habido alguien que haya atacado al conductor y haya sobrevivido para contarlo.

Pero…Quien es el conductor? ¿La muerte,  o algún alma en pena que deambula por las noche? ¿O es el mismísimo diablo quien conduce ese autobús? Nadie lo sabe.

Hasta el momento, se desconoce el numero de personas desaparecidas por este fenómeno, pero cada noche sucede, en calles solitarias, en busca de personas aterradas por el miedo de esperar solas en la calle.