Saltar al contenido

El Jinete sin Cabeza

leyenda del jinete sin cabeza

Cuenta la leyenda, que una noche común y corriente, en un pueblo, un cliente habitual de una cantina llegó   pidiendo a sus amigos unos pesos, para llevar a su hijo enfermo con el doctor. Aquellos bribones encontraron en la desgracia de su compañero un motivo para divertirse en la aburrida noche. -No tenemos ni un peso- le dijeron. Pero que si lograba montar el caballo negro que montaba por la loma, y lograba domarlo, el animal lo llevaría a la cueva de su antiguo amo, que estaba llena de oro. -Y puedes tomar de allí lo que necesitas para tu hijo-

Aquel hombre andaba tan desesperado que se montó en una rama de un árbol por donde galopaba el caballo y se dejo caer sobre él. Con tanto relinchido y movimiento, que la cabeza del hombre quedo en la rama y el cuerpo sobre el caballo. Su sangre bañaba los ojos del animal. El caballo emprendió carrera con el cuerpo, y ambos cayeron juntos por el despeñadero. Ambos habían muerto. Sus cuerpos, entonces, estaban juntos, unidos por un lazo de muerte.

Se dice que los cuerpos fueron tragados por la tierra. Los impertinentes sujetos de la cantina no comentaban nada sobre lo ocurrido. Pero la séptima noche después de la tragedia,  personas del pueblo divisaron a lo lejos una bola de fuego que bajaba lentamente por la colina. Algunos, vieron un inmenso caballo negro cuyas patas eran solamente llamas, y exhalaba fuego por la boca. La bestia, obedecía las ordenes de un jinete. Un jinete sin cabeza.

El jinete bajo a toda velocidad, arrebatando las cabezas de los 6 bromistas, que estaban marcadas. Desde entonces en aquel pueblo, se dice que quien no tenga intención de ayudar a un alma en desgracia, será decapitado por el jinete sin cabeza, y su cuerpo convertido en cenizas por los fuegos del infierno.