Saltar al contenido

La Historia de Jose Sagasti. El garante

jose sagasti historia

Jose sagasti fue un personaje de ficción interpretado por Lito Cruz (actor argentino). Lo que muchos desconocen es que Jose Sagasti realmente existió.

Esta historia real transcurrió en el barrio de la Recoleta, Buenos Arires, Argentina en la década del 60. Jose era periodista de un diario muy conocido llamado Critica. Estaba casado y  con dos hijos de 2 y 3 años.

Acosado por las deudas, y por una relación complicada, Jose decidió quitarse la vida el 15 de mayo de 1962.
Esa noche, se disparo un tiro por debajo del mentón. Lo mas extraño no es eso, sino que dos semanas después de su muerte, en el cementerio de la recoleta, comenzaron a suceder sucesos paranormales.

Andrea, la nena de Jose, en medio de la madrugada pudo ver como unos brazos, al borde de la cama, tiraban de sus pies. Segun contó su madre, la nena pudo ver quien lo hacía. -¡Era Papá- Contaba Andrea a su madre. -Era papa, pero con la cara cortada y los ojos raros.-

El segundo suceso paranormal,  es el mas fuerte. En el medio de la noche, la mujer de Jose se despierta repentinamente debido al ruido de la vieja Olivetti, la máquina de escribir de Jose. Se tildaba tan fuerte que se escuchaba desde el piso de arriba. La mujer se acerca al despacho (que estaba cerrado) y descubre a su hijo de 3 años sentado en el escritorio tipeando sin parar, con la mirada perdida. La mama se acerca y le dice: -Juan, ¿Que estas haciendo?.- El nene estaba en un estado como dormido, pero con la mirada perdida. -Juan que estas haciendo? Repite la madre, -¡Me asustas!- El nene siguió tildando

La madre, pudo observar como Juan tipeó una pagina completa. Juan nunca pudo explicar lo que había pasado, sino hasta muchos años después, cuando se sometió a  una terapia que consistía en una regresión hipnótica.

Resulta ser que Jose Sagasti hablaba a través de la carta escrita por su hijo de 3 años, y decía:

“Soy Jose, me arrepiento de lo que hice, es increíble lo que acaba de pasar, pude notar como mi cara se destrozaba pero seguía consiente. Es mentira que salís de tu cuerpo. Pude ver tu cara, como lloraste, a la polcía, a los médicos. Lo siguiente que recuerdo es una camilla fría. Vi como un medico tomaba un bisturí y me abría al medio y sacaba mis órganos y los ponía en una bandeja .

Estaba muerto pero seguía consiente, atrapado en mi cuerpo.

Lo siguiente que recuerdo es estar en un lugar muy oscuro, y dos ancianas con la cara tapada se acercaban a mi.  Me decían que este era el castigo por haberme matado. El castigo era seguir atrapado para siempre en mi cuerpo. Mi visión alterna entre las ancianas y el cajón donde me habían enterrado.

La única manera de salir de mi cuerpo es con un sacrificio de otra vida que tenga mi sangre.”

A los 52 años, Juan, el hijo de Jose, contó que se sometió a una terapia de hipnosis para comprender lo que estaba ocurriendo en su vida. Su hermana fue asesinada y su madre se suicido. El sacrificio fue cumplido.